La primera de las tres erres: Reducir

La primera de las tres erres: Reducir

Reducir, es quizás la parte más obvia de la teoría, si reducimos nuestro consumo, tanto energético como de bienes materiales, estamos reduciendo también el problema. De este modo, la finalidad es disminuir el gasto de materias primas, agua y bienes de consumo, así como el aporte de CO2 a la atmósfera y el consumo de energía (tanto la destinada a la creación de un producto como a su transporte y distribución).

A nivel práctico, los consejos son sencillos:

 

- Comprar menos y aplicar ciertos criterios a la hora de elegir lo que compramos.

- Comprobar el lugar de procedencia y dar prioridad a los productos que han sido elaborados más cerca de nosotros

- Escoger productos cuyo proceso de embalaje o envoltorio no sea excesivo o esté fabricado con materiales que puedan ser reciclados con mayor facilidad

- Sustituir las bolsas de plástico de la compra por bolsas de materiales reutilizables que se puedan emplear en futuras ocasiones

- Finalmente, descartar o disminuir en lo posible el uso de plásticos.