"Las tres R" y la importancia en Uruguay

Montevideo y otras ciudades del interior disponen de miles de contenedores de basura. Algunos (los naranjas y verdes) permiten separa los residuos. En otros (los comunes) lo usual es que tiremos todo revuelto.

¿Por qué no separar los residuos, independientemente de la volqueta que tengamos en la esquina?

Si bien es cierto que muchas acciones en pro del medio ambiente se vienen implementando en Uruguay, muchas no tienen mucho sin la participación ciudadana efectiva.

Hay tres decisiones que los ciudadanos debemos tomar urgentemente que, aunque no lo creas, no son nuevas: reciclar, reutilizar y reducir. El trinomio de “las tres R” son un conjunto bastante sencillo de comportamientos que, como consumidores de productos industrializados, debemos cambiar para bien. Y tenemos que hacerlo ya.

 

Reciclar

Muchos de los productos que consumimos en los supermercados viene embalados (algunos en exceso). Pongamos un ejemplo: los maples de huevo ya no son de cartón, sino que de plástico o espuma plast. Este último material es prácticamente imposible de reciclar, o su costo de reciclado es altísimo, por lo que es poco lo que se hace para evitar que termine contaminando. Si no hay opciones de maple de cartón, escoge el embalaje plástico común, que puede reciclarse más fácilmente.

Otro cambio importante que hay que hacer es optar por las bolsas reutilizables para realizar las compras en la feria barrial o en el supermercado. Así evitarás que los cajeros te coloquen cada mínima cosa comprada en una bolsa que, probablemente, terminará en algún río o en el mar. Muchos animales, como las tortugas, terminan asfixiados por tragar bolsas, pues se asemejan a las medusas que son su fuente de alimento.

Algunos comercios ya implementaron el uso de bolsas oxobiodegradables, que son polímeros que se descomponen en un plazo de 1 a 3 años, dependiendo del medio ambiente en que se degrade. Si el comercio de tu barrio no ha hecho el cambio, es bueno que entre todos los vecinos soliciten que se usen estas bolsas ecológicas, su costo no es mucho más elevado (a veces no más de 5%) respecto a las comunes.

A la hora de sacar la basura, es importante separar todo lo que se pueda reciclar de la basura desechable. Plástico, metal, vidrio, papel y cartón son materiales reciclables. Es importante que estén secos y limpios. Por ejemplo, la tapa de abajo de la caja de la pizza suele llenarse de grasa, lo que hace que ese trozo no sea reciclable. Lo recomendable es separar todas las partes que no se hayan engrasado de aquellas que sí.

 

Reutilizar

Muchos de los envases en los que vienen nuestros alimentos procesados son reutilizables, pero solemos tirarlos por pereza de lavarlos o por desinformación. Si compras una salsa en un envase de vidrio, puedes lavar el envase y usarlo para almacenar granos o comida seca de larga duración, o bien para guardar cosas que necesites en un frasco cerrado. También puedes hacer conservas en casa (en vez de comprar las industrializadas) y utilizar los frascos varias veces más.

Los bidones de agua más grandes, o las botellas de 2 litros pueden ser usadas como macetas. Es tan simple como cortarlas a la mitad y llenarlas con tierra. Así evitarás adquirir macetas plásticas y liberarás menos desechos al ambiente.

 

Reducir

En la medida en que puedas comprar aquellos productos que tengan menos embalaje, o en el caso de las frutas y verduras comprarlas directamente de los agricultores en las ferias barriales, estarás reduciendo la liberación de productos contaminantes al medio ambiente.

También es recomendable comprar productos en bolsas de gran tamaño, como por ejemplo comprar bolsas de arroz de 3 kilos en lugar de 3 bolsas de un kilo, pues se usa menos plástico en su empaquetado.