Basura electrónica sin legislar en Uruguay

Basura electrónica sin legislar en Uruguay

Iniciativas públicas y privadas atacan un creciente problema ambiental

Uruguay es uno de los países que más genera desechos electrónicos en Latinoamérica. Con 9,5 kilogramos por habitante, solo es superado por Chile (9,8). Iniciativas públicas y privadas buscan contrarrestar el impacto ambiental que genera un consumo mundial que va en aumento.

"Para 2018 se espera que Uruguay supere a Chile en la generación de desechos electrónicos per cápita", dice el estudio realizado por la Universidad de Naciones Unidas (UNU).

 

→ Pero, ¿a dónde van todos esos desechos?

Muchos van a la basura y no son reciclados. Pero hay otros que son reutilizados gracias a negocios y políticas de responsabilidad empresarial.

La Cooperativa para el Reciclaje de Componentes Electrónicos (Crecoel), por ejemplo, recolecta cada mes entre 100 a 400 computadoras. Las empresas suelen llamar a la cooperativa, que envía un flete y retira el residuo electrónico. También hay personas particulares que deciden darle una nueva vida a estos dispositivos y le piden a Crecoel que levanten su "muerto" electrónico.

 

Esos materiales los comercializan a Werba, una de las empresas que se dedica al reciclaje en Uruguay.

El desarme lo realizan de forma manual y con maquinaria de última generación. De esa forma los separan en sus diferentes componentes metálicos y plásticos para luego proceder a la valorización de los mismos en el mercado local y en el exterior.

 

→ PC renovada

 

Además de las iniciativas privadas, muchas empresas y personas deciden donar a Antel. La empresa pública cuenta con un plan (Antel Integra) que recibe equipamientos informáticos en desuso y lo clasifican, desarman, limpian y reciclan.

 

El resultado: computadoras que cuentan con los requerimientos mínimos para navegar en Internet, visualizar archivos multimedia y utilizar el correo electrónico.

Desde que comenzó el plan, Antel donó 8.943 equipos al Crenadecer (Centro de Referencia Nacional en Defectos Congénitos y Enfermedades Raras); al Pronadis (Programa Nacional de Discapacidad) y a adultos mayores del Cottolengo Don Orione. Paralelamente a la donación de empresas y particulares, Federico Baráibar, director ejecutivo de Compromiso Empresarial para el Reciclaje (Cempre) compuesto por empresas uruguayas cuya misión es reducir los residuos en Uruguay alertó de un nuevo fenómeno en Uruguay.

Muchas personas queman aparatos electrónicos para separar el cobre. La plaqueta del circuito integrado, como es de resina, prende bien el fuego y al final quedan con una masa de cobre

 

→ Normativa.

 

En Uruguay no hay una normativa que legisle el uso de los residuos electrónicos. Si bien ha habido varios intentos en la última década, aún no hay nada sancionado.

Por lo pronto, se impulsa desde 2015 un proyecto de ley que busca fomentar la reutilización, reciclado y reducción del impacto ambiental de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.