La ruta de la basura 2017

La ruta de la basura 2017

Unas 2.600 toneladas de residuos llegan cada día al vertedero de Felipe Cardoso. La Intendencia de Montevideo atribuye el crecimiento del volumen de basura al incremento del Producto Bruto Interno y a una falta de cultura de la gente para clasificar. 

Son 1.200 las toneladas de residuos originados en los hogares y 1.400 en comercios, hospitales y otros establecimientos, que terminan a diario en la usina.

Fernando Puntigliano, el director de Desarrollo Ambiental de la Intendencia de Montevideo, habló del tiempo de vida que le queda al vertedero. "Serían dos años si no hiciéramos nada. Pero efectivamente estamos haciendo los planes, y ahí estamos hablando de muchos años más".

El "plan A" de la Intendencia es mejorar la compactación de residuos. Para ello, a partir de septiembre empezarán a analizar un sistema junto al Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 

La comuna también está pensando en realizar una ampliación en áreas cercanas para tener más lugares en donde depositar los residuos.

En la medida que el producto bruto interno se ha duplicado en un período de tiempo, se ha duplicado también la cantidad de residuos que se está produciendo por persona en el país. Es de esperar que el producto bruto interno siga creciendo, y eso va a terminar haciendo que nosotros tengamos que gestionar una cantidad creciente de residuos.

La comuna capitalina mostró cuál es la "Ruta de la Basura". Empezó en una de las cuatro plantas de clasificación de residuos, que emplea a aquellos que antiguamente utilizaban los carritos para llevar a cabo esta tarea. En estos lugares trabajan 128 personas, que representan a solo el 4% de los clasificadores. Según cifras de la comuna, apenas el 30% de los residuos es clasificado y luego vendido a empresas.

La ruta propuesta por la comuna continuó en la Planta de Tratamiento de Residuos Orgánicos (Tresor). En 2016, allí se recibieron 15.000 toneladas de basura procedente de las industrias, lo que permitió obtener 4.000 toneladas de fertilizante. Una parte fue para la Intendencia que lo usa en las áreas verdes, y la otra parte se donó a 82 escuelas que cuentan con huertas orgánicas.

La comuna cuenta con otras plantas que están ubicadas en Felipe Cardoso, también llamado Servicio de Disposición Final de Residuos. Una es la planta de lixiviados, que filtra el líquido contaminante de color negro y con olor penetrante que sale de los residuos. Esta planta, existente desde 2013, permite que esos líquidos no contaminen los ríos y terminan en la red de saneamiento.

Otra es la planta de captura de biogás. Al acumularse y descomponerse, los residuos producen gases de efecto invernadero. Los expertos contaron en la recorrida que las maquinarias queman esos gases y no afectan el medio ambiente.