RECICLAJE DE BOTELLAS PLÁSTICAS DE AGUA

RECICLAJE DE BOTELLAS PLÁSTICAS DE AGUA

 Una acción tan sencilla como depositar las botellas de agua de plástico en el contenedor genera una gran cantidad de beneficios para el medio ambiente y la economía: disminución de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) implicadas en el cambio climático, reducción de energía y de explotación de materias primas, fabricación de nuevos envases u otros productos como forros polares o vaqueros.

 

- Las botellas abandonadas también se reciclan

Varias iniciativas en todo el mundo reciclan botellas de PET (polietileno tereftalato) abandonadas en playas y océanos para reducir su alto impacto ambiental. Estos proyectos recuperan residuos de basuras marinas para fabricar prendas de vestir, calzado, mochilas, bolsos y accesorios.

No obstante, todos los consumidores deberíamos reciclar. Las botellas tiradas en ciudades, campos o playas son un total despropósito ambiental. Los plásticos son demasiado valiosos para abandonarlos de forma irresponsable.

 

- El reciclaje de las botellas combate el cambio climático

Cada vez que se recicla una botella de agua se evita llenar los vertederos y extraer nuevas materias primas. Además, se reduce el consumo de energía y la emisión de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases causantes del cambio climático.

 

- Con una botella de agua puede hacerse un forro polar o un vaquero

Una botella de agua que se recicla puede convertirse en otros productos, como flejes de embalajes, piezas inyectadas para ingeniería, láminas para bandejas o para fibras textiles con las que puede confeccionarse ropa técnica como forros polares o mochilas. 

Asimismo, embotelladoras de agua usan plástico reciclado, conocido como "R-PET", para hacer nuevas botellas. Podemos encontrar botellas fabricadas al 100% con PET reciclado, hasta las que contienen el 50% o el 25%.

Para ello, las botellas recogidas en el contenedor se transportan a las plantas de selección que hay, donde las clasifican segun su contenido de PET. Después, las empresas recicladoras compran ese material embalado, lo limpian y trituran. De ahí sale una especie de escamas que sirve de material para los productos antes citados. En función de la calidad con la que llega el material se puede destinar a uno u otro producto. Los envases que se reciclan mejor son los transparentes, lo que no significa que los demás no se puedan reciclar, solo que cuesta más y se usan para otras aplicaciones.

 

- Algunas botellas son bio, pero esto no significa lo que muchos creen

Las etiquetas de algunas botellas aluden al término "bio" en su composición, lo que puede generar cierta confusión. Se puede producir un plástico "tradicional", es decir, a partir de petróleo y que sea "biodegradable", para que se descomponga mucho antes que el convencional. Por otro lado, se pueden hacer "bio-plásticos" a partir de recursos vegetales, como la caña de azúcar, pero no por ello son biodegradables, si bien también puede haberlos.