5 cultivos fáciles para empezar un huerto en casa

5 cultivos fáciles para empezar un huerto en casa

 

Les contamos 5 indispensables para un huerto sin complicaciones: 

Acelgas: Es un cultivo que no presenta problemas relacionados con la aparición de plagas y enfermedades. El único requisito es que necesita espacio suficiente para sus hojas y para desarrollar su gran sistema radicular, lo que se traduce en que es necesario dejar bastante distancia entre plantas y requiere 25 l de sustrato. Se puede cosechar durante todo el año, parando la siembra en invierno para que le afecten las heladas. Además, podemos obtener las hojas cortándolas cuando las necesitemos, por lo que con 1 o 2 plantas en el huerto es suficiente para una familia.

Lechugas: Al ser un cultivo rápido, (a las 5 semanas de trasplantarse del semillero se puede cosechar) no da tiempo a que le afecten plagas y enfermedades. Igual que las acelgas, se puede cosechar por hojas y cultivar durante todo el año, aunque hay que tener cuidado en verano para que no florezcan antes de tiempo)

Rábano: Junto a las lechugas, se trata de los cultivos más fáciles y de los que se obtienen más rápidamente (cosecha a las 4 semanas). Tal es así, que cada 2 semanas es aconsejable sembrar directamente sobre el sustrato en hileras, ya que no se hace plantel, para tener un cosecha continua durante todo el año.

Ajo: El ajo además de ser un cultivo fácil es indispensable en el huerto, porque al asociarse con el resto de cultivos debido a sus propiedades insecticidas es buen repelente de plagas. También se trata de un cultivo bastante agradecido. Por un lado, es poco exigente en cuanto a riego y abonado y su plantación es fácil, sólo hay que poner un diente enterrado con la punta hacia abajo y de él a su vez saldrán varios ajos. En cambio, podemos obtener dos tipos de cosecha si plantamos en otoño, una a los 2 meses que dará ajos tiernos y otra a los 4-5 meses que dará ajos secos.

Cebollas: Pertenece a la misma familia que los ajos, por lo que comparten el efecto repelente contra insectos, siendo otro cultivo indispensable en el huerto, y la posibilidad de obtener cebollas tiernas o secas. También igual que los ajos, al tener unas raíces muy cortas se adaptan muy bien al cultivo de recipientes, porque no necesitan un gran volumen de sustrato (3 l) y la distancia entre plantas es poca (15-20 cm). La única particularidad es que necesitan un mínimo de horas de luz diarias, por lo que mejor ubicarlas en un lugar que reciba bastante sol.

Estos son sólo algunos ejemplos de cultivos sencillos, pero si quieres añadir más diversidad a tu huerto también te facilitarán las cosas cultivos como: albahaca, puerro, remolacha, rucula o nabo.